Confirmado: la NSA intentó meter sus zarpas en Linux

718x479xnsa.jpeg.pagespeed.ic.nzwcRUToykLo que en su momento quedó como algo un tanto extraño (lo explicamos más abajo) ha sido confirmado por el padre de Linus Todvalds, Nils Torvalds, miembro del Parlamento Europeo por Finlandia, en una de la sesiones de control a propósito del espionaje masivo de Estados Unidos en Internet: la NSA quería una ‘puerta trasera’ en Linux.

Recordamos que en septiembre saltó la noticia: Torvalds fue requerido por la NSA para instalar un backdoor en Linux. Solo se sabía eso, y no de la mejor manera: en la última LinuxCon North America, alguien de entre el público le preguntó si la NSA había contactado con él para incluir algún backdoor en Linux, a lo que Torvalds dijo “no”, al mismo tiempo que asentía con la cabeza y sonreía. Ahí quedó todo. Linus decía la verdad…, ¿con la boca o con la cabeza? ¿Por qué una respuesta tan ambigua a un tema tan serio?

Poco después de lo anterior y ante la insistencia de la prensa con la noticia, Linus llamaba “ignorantes” a quienes daban pábulo a la existencia de una puerta trasera en Linux, lo que se supone debería significar un no tajante… o la mayor mentira de su vida. Sin embargo, Linus no tenía la necesidad de mentir, aunque, parece, tampoco podía ser totalmente honesto.

Lo cuentan todo en Falkvinge, el portal de noticias del líder del Partido Pirata sueco. Quien firma el artículo es Christian Engström, miembro del Partido Pirata que estuvo presente en la mencionada sesión, que se puede ver en vídeo íntegra en YouTube. Aunque es casi llegando al final (03:07:00) cuando habla Engström y, justo tras él, Nils Torvalds (interpelaban a un representante de Microsoft… y de qué forma).

En esencia, sí, la NSA “le entró” a Linus, a ver qué sacaba. ¿Os imagináis la escena?: Linus blanco como la cal…; Linus riéndose a carcajadas…; Linus explicando a la NSA en qué consiste el software Open Source, razón por la que una puerta trasera en el kernel es muy difícil de ocultar y razón por la que no necesita mentir.

Ahora bien, ¿por qué no lo explicó con todas las palabras cuando se le preguntó, en lugar de hacer el trampantojo? ¿Por ese delirante humor suyo? ¿O, como insinúa su padre, por posibles presiones legales?

Para que os deis cuenta de hasta donde llegan las presiones legales en Estados Unidos, el fundador de Lavabit fue obligado a entregar las claves de cifrado de su servicio de correo electrónico y ocultar ese hecho a sus usuarios bajo amenaza de cargos penales. Por contra, cerró el servicio y contrademandó a sus demandantes. ¿Cuántas personas o empresas estarían dispuestas a hacer lo mismo?

En otro orden de cosas, la NSA colabora en el desarrollo de Linux, especialmente en áreas de seguridad del núcleo, como SELinux. No se cree que hayan intentado colar nada por ahí, pero varios expertos han estado revisando sus contribuciones.

Y lo que no sabremos.

Fuente