OCZ RevoDrive 3, o cómo mejorar lo que parecía inmejorable

Reconozco que estoy gratamente sorprendido con la evolución de los soportes de almacenamiento. Durante décadas han estado funcionando los discos duros magnéticos, y de pronto llegaron: unidades flash, primero en formato USB y más tarde como SSD, o sus hermanitos mayores las unidades SSD por PCIe.

Y aquí está OCZ RevoDrive 3, la última joya de OCZ que viene para plantarse y decir que de aquí no se mueve. Existirán dos modelos que ofrecerán hasta 1.5 y 1.25 GB/s en lectura y escritura, respectivamente. Sí, unas diez veces más rápidos que los actuales discos duros tradicionales, y en torno a tres veces lo que nos ofrecen los SSD más potentes. ¿Sorprendidos? Yo también.

Evidentemente las tasas de transferencia arriba descritas corresponden al modelo más potente, el OCZ RevoDrive 3 X2 que se venderá con capacidades de 240, 480 y 960 GB. La otra versión más comedida pero aún así increíble es el OCZ RevoDrive 3, sin el ‘X2’, que rondará 1 GB/s en lectura y algo menos (925 MB/s) en escritura. Increíble, no obstante.

Sí, por supuesto estamos hablando de unidades flash por PCI Express que están pensadas para un público profesional que necesita manejar cantidades muy amplias de información. A los mortales como nosotros nos sobra con un SSD y a los 1.5 GB/s no les sacaríamos partido, ni mucho menos. Pero tiene que ser extraordinario manejar uno de estos cacharros.

Fuente

Más información | OCZ.