Barnes & Noble responde a demanda de Microsoft por Android.

Probablemente estén enterados de la campaña anti-Android que sostiene Microsoft en contra de cualquiera que utilice Android en sus dispositivos. Hay noticias interesantes.

En lugar de simplemente rendirse y firmar un acuerdo de licenciamiento con Microsoft, Barnes & Noble ha hecho frente a la demanda de Microsoft, asegurando que las presuntas patentes reclamadas por el gigante de Redmond solo involucran características arbitrarias, anticuadas y no-esenciales, y que en realidad están utilizando estas patentes para demandar a cada fabricante de dispositivos basados sobre Android para obligar a adquirir un muy costoso y abusivo licenciamiento o encarar un costoso proceso legal.

Barnes & Noble asegura que Microsoft está violando las leyes anti-monopolio y amenaza a la sana competencia de sistemas operativos en el mercado de dispositivos móviles, y que todo lo anterior es evidencia de que Microsoft tiene la intención de dominar Android y los sistemas operativos de código fuente abierto por la fuerza.

El documento en formato PDF de la contra-demanda interpuesta hace un par de días es abundante en acusaciones, de las cuales destaca la que dice que «Microsoft intenta utilizar sus patentes para controlar las actividades y mermar los ingresos de los diseñadores, desarrolladores y fabricantes de dispositivos, que incluyen tablas electrónicas, lectores de libros electrónicos y otros dispositivos móviles, que emplean el sistema operativo Android,» y que «Microsoft ha acusado falsamente y sin justificación que sus patentes de algún modo le permiten prohibir a los fabricantes de dispositivos utilizar nuevas versiones del sistema operativo Android, o programas de terceros.»

Barnes & Noble es bastante explicito en cuanto a denunciar a la campaña de miedo, incertidumbre y duda que Microsoft lleva a cabo para impedir el crecimiento y adopción de Android. Francamente, da gusto y satisfacción leer el documento pues demuestra que aún hay gente con pantalones dispuesta a hacer frente a los abusos de Microsoft.

Sin duda, habrá que seguir de cerca como se desenvuelven los acontecimientos.

Fuente